Descubren nuevo mamífero de la Era de los Dinosaurios en la Patagonia Chilena

El hallazgo fue realizado en Cerro Guido, provincia de Última Esperanza, en campañas apoyadas por el Instituto Antártico Chileno. 

Un grupo de paleontólogos chilenos y argentinos dio a conocer una nueva especie de mamífero, bautizado con el nombre de Orretherium tzen y que habitó la Patagonia durante el Cretácico superior, según un estudio publicado hoy en la prestigiosa revista Scientific Reports de la línea Nature. Este hallazgo se realizó en Cerro Guido, valle del río de las Chinas, en la provincia de Última Esperanza, mismo lugar donde lleva trabajando más de diez años ininterrumpidos un grupo liderado por el Dr. Marcelo Leppe, director del Instituto Antártico Chileno (INACH).

Los fósiles encontrados corresponden a una mandíbula con cinco dientes y un molar del maxilar, de pequeño tamaño, los que fueron descubiertos en rocas de la Formación Dorotea (Cuenca Magallanes) con una antigüedad estimada de entre 74 a 72 millones de años (es decir, Cretácico superior, el último período del Mesozoico), obtenida a partir de dataciones radiométricas realizadas en el área. 

La investigación fue elaborada por el Dr. Agustín Martinelli (Conicet-Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia), Sergio Soto y Dr. Alexander Vargas (Red Paleontológica de la Universidad de Chile), Jonatan Kaluza (Fundación Félix de Azara), Dr. Francisco Goin y Dr. Marcelo Reguero (Museo de la Plata), Dr. Enrique Bostelman (Universidad Austral de Chile), Pedro Fonseca (Universidade Federal do Rio Grande do Sul) y el Dr. Marcelo Leppe (INACH). 

Para Leppe, “el cerro Guido y el valle del río de las Chinas libera año tras año nuevos secretos sobre los últimos episodios de la Era de los Dinosaurios, en una de las localidades de origen continental más australes del mundo, con una diversidad tal, que está ayudando a comprender la compleja historia de la conexión de Patagonia con Antártica y Oceanía. Una nueva imagen emerge de estos 20 millones de años atrapados en las rocas de la Provincia de Última Esperanza, una de bosques remanentes de las floras del megacontinente Gondwana, pobladas de una diversidad única de dinosaurios, reptiles, mamíferos y aves, a la cual se suma este nuevo icono magallánico: Orretherium tzen”, puntualiza. 

El origen de su nombre deriva de dos raíces: “Orre” significa “dientes” en dialecto Aonikenk y “therium” es “bestia” en griego, una terminación que es empleada frecuentemente en géneros de mamíferos. Por otra parte, “tzen” significa cinco en Aonikenk, en una clara referencia a tener preservados cinco dientes consecutivos en su mandíbula. 

Este espécimen posee una dentición más simple que la de los marsupiales y placentarios y se le clasifica como un mamífero meriodioléstido de la familia Mesungulatidae. Está próximamente emparentado con Mesungulatum y Coloniatherium, géneros encontrados en rocas del Cretácico superior (de unos 70 millones de años de antigüedad) en las provincias argentinas de Río Negro y Chubut, respectivamente; y Peligrotherium del Paleoceno (60 millones de antigüedad) encontrado en Chubut. En la actualidad, las especies del Cretácico se encuentran representadas por dientes aislados o mandíbulas que durante el proceso de fosilización perdieron la mayoría de sus dientes. 

Dentro de este panorama, el descubrimiento de Orretherium es de suma importancia puesto que la mandíbula preservada, de menos de tres centímetros de largo, ostenta los cinco dientes en posición, permitiendo conocer la variación de la morfología dental en esta especie.

El paleontólogo argentino Dr. Agustín Martinelli, uno de los autores del escrito, valoró la importancia de contar con este material tan bien preservado de un mamífero del Cretácico, ya que “es fundamental para conocer a esta nueva especie mesozoica y extrapolar su información para otros mamíferos encontrados en Argentina y el resto de Gondwana”, expresó. 

Cabe precisar que a fines del Mesozoico, los ecosistemas terrestres eran muy diferentes a los actuales y los fósiles que se encuentran en rocas cretácicas de Magallanes están revelando una historia fascinante justo en el momento anterior a la gran extinción de los grandes dinosaurios y otros reptiles (como los pterosaurios y mosasaurios). Por medio de estos registros, los investigadores pueden establecer que los mamíferos habitaron este territorio y sobrevivieron a esta gran extinción. 

“Una pieza importante del rompecabezas” 

Los fósiles encontrados son muy importantes para entender el “rompecabezas” de la historia evolutiva de los mamíferos durante la Era de los Dinosaurios y se suman al Magallanodon baikashkenke, primer mamífero del mesozoico chileno descubierto, correspondiente al grupo de los gondwanaterios y de similares características a un coipo. 

Ambos hallazgos dan cuenta del gran potencial paleontológico que tiene esta zona, tal como menciona el paleontólogo Dr. Alexander Vargas, uno de los coordinadores del proyecto: “La evolución de los mamíferos durante la Era de los Dinosaurios es aún muy desconocida y cada descubrimiento de una especie nueva es un avance que llama la atención a nivel mundial. La nueva especie chilena Orretherium tzen es de especial importancia para discutir el origen evolutivo de una importante familia de mamíferos, los mesungulátidos, y la excelente preservación de los fósiles, sumado al descubrimiento previo de Magallanodon, ubica a Magallanes como nuevo foco de atención mundial para futuros avances en evolución de los mamíferos”, enfatizó.  

Concuerda con esta opinión, el también paleontólogo Sergio Soto Acuña, quien comenta que “el hallazgo de Orretherium tzen, junto a Magallanodon baikashkenke, nos revela la existencia de una diversidad de linajes de mamíferos en el Mesozoico de Magallanes, de la cual probablemente estamos recién rasguñando la superficie”. Asimismo, plantea que el estudio de los mamíferos del valle de las Chinas “será fundamental para responder importantes interrogantes evolutivas y biogeográficas que aún persisten en la comunidad paleontológica y que nos permiten comprender mejor la evolución de estos antiguos ecosistemas que ya no existen en la actualidad”. 

“Los fósiles de animales pequeños nos ayudan a entender y construir una fracción de la biota, aportando importantes conocimientos sobre la ecología y distribución de las especies”, explica Jonatan Kaluza de la Fundación Félix de Azara – Universidad Maimónides y agrega que “este conocimiento adquirido a través de la experiencia en otros yacimientos fosilíferos nos permitió armar un rompecabezas de hace 72 millones de años”. 

Este trabajo fue financiado por el Proyecto Anillo ACT-172099 (PIA ANID Chile) y el Proyecto FONDECYT N° 1151389 (Chile) “Paleogeographic patterns v/s climate change in South America and the Antarctic Peninsula during the latest Cretaceous: ¿A possible explanation for the origin of the Austral biota”, que integran el Programa Nacional de Ciencia Antártica.

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.

INACH y Explora Magallanes presentan libros de divulgación antártica escolar

En el pasado Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, el PAR Explora Magallanes, perteneciente al Ministerio de Ciencias e Innovación, dio a conocer su nuevo producto de divulgación científica. Se trata del libro ilustrado “Charly y el Rov”. Este cuento está dirigido a niños y niñas de 4 a 7 años de edad y busca acercar la tecnología de la robótica submarina a través de la historia de una niña llamada Charly, quien sueña con convertirse en científica y poder viajar a la Antártica.

La creación del cuento contó con el apoyo en el primer tomo del Instituto Antártico Chileno (INACH) mediante el diseñador gráfico René Quinán, y Océana Chile durante todo el proceso. Se busca con él que pueda ser un aporte para la transferencia de conocimiento en la infancia.

Claudia Salinas, directora del PAR Explora Magallanes, hizo entrega de copias impresas de este libro al director del INACH, Dr. Marcelo Leppe, junto con ejemplares de la actividad de divulgación científica escolar que efectúa este instituto en sus laboratorios denominada “Científicos Polares por un Día”. Salinas apuntó que “ha sido un arduo trabajo 2019-2020 y parte de lo que teníamos comprometido en asociación con INACH. Logramos plasmar en un libro que es muy fácil de comprender las actividades que se hacían de manera presencial”.

Además, Salinas expresó que con estos dos textos las educadoras y educadores de primeros ciclos podrán trabajar en el aula sin problemas. “La historia de Charly y el Rov también fue un trabajo en conjunto recopilando varios trabajos de investigadores e investigadoras que han participado en proyectos antárticos. Aquí lo vemos plasmado en la historia de una niña que sueña con ser profesional y logra llegar al Continente Blanco utilizando un vehículo de operación remota”.

A su vez, el Dr. Marcelo Leppe resaltó la iniciativa y el trabajo en conjunto de ambas instituciones, subrayando que “nos da mucho agrado como instituto poder ser partícipes de estas iniciativas, en donde mediante textos de liviana comprensión podemos cautivar a los niños y niñas a que se puedan interesar aún mas en la ciencia antártica e ir creando de alguna forma un semillero de futuros investigadores e investigadoras polares para el país”.

Los textos se pueden encontrar de forma digital en la página web de PAR Explora Magallanes, así como en la del INACH.

De 12 regiones son los equipos seleccionados para participar de la XVII Feria Antártica Escolar

Se recepcionaron 85 trabajos de estudiantes de enseñanza media de todo el país, los que fueron revisados por el jurado científico. Este encuentro nacional de la ciencia polar juvenil se llevará a cabo entre el 4 y el 5 de noviembre, como antesala al Día de la Antártica Chilena. 

Un total de 29 trabajos fueron seleccionados para participar en la versión número 17 de la Feria Antártica Escolar (FAE), certamen que es organizado por el Instituto Antártico Chileno (INACH) y que se desarrollará en formato virtual entre el 4 y 5 de noviembre, como actividad previa al Día de la Antártica Chilena (6 de noviembre).

La FAE es un concurso de investigación científica enfocado en Antártica y dirigido a estudiantes de educación media, de primero a tercero medio de establecimientos científico-humanistas y de 1º a 4º medio en el caso de liceos técnico-profesionales, establecimientos educacionales de toda dependencia, es decir, municipales, particulares pagados y particulares subvencionados, del territorio nacional.

En la presente versión, se recepcionaron 85 trabajos de todas las regiones del país. Tras una exhaustiva revisión de los miembros del jurado científico, fueron 29 los escogidos para pasar a la siguiente etapa. Los proyectos corresponden a las regiones del Maule (6), Valparaíso (4), Metropolitana (3), Los Ríos (3), Antofagasta (2), Coquimbo (2), O’Higgins (2), Biobío (2), Los Lagos (2), Tarapacá (1), Ñuble (1) y Aysén (1).

Cabe destacar que en esta oportunidad, por la pandemia del COVID-19 y atendiendo a las dificultades del sistema educacional al no tener clases presenciales, se adaptaron las bases del concurso y se admitieron por primera vez que las investigaciones, todas de carácter bibliográfico, pudieran ser guiadas por los profesores o por padres y apoderados, pero contando con el respaldo del establecimiento educacional.

La siguiente fase del concurso corresponde al encuentro nacional de la ciencia antártica juvenil, donde los seleccionados deberán presentar sus proyectos ante un jurado integrado por expertos antárticos y un jurado ciudadano, lo que se hará de manera virtual. Los grupos mejor evaluados de la competencia ganarán el premio principal, que consiste en integrar una expedición al Continente Blanco y vivir la experiencia única de investigar en terreno y observar los avances del Programa Nacional de Ciencia Antártica.

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.

 

Título Región Comuna Establecimiento Estudiante 1 Estudiante 2 Docente o apoderado
Efecto de la ingesta de microplásticos sobre el crecimiento poblacional del kril antártico (Euphausia superba) Ñuble Coelemu Colegio Santa Teresita Giuliana Estefanía Burgos Larenas Araceli Nicolet Saavedra Palma Cristian Ramon Tapia Herrera
Pequeñas introducciones y grandes efectos: colémbolos exóticos y nativos de la Antártica y el subantártico Valparaíso Algarrobo Colegio Pukalan Javiera Belén Troncoso Villar Sophia Ignacia Troncoso Villar Verónica Alejandra Villar Reyes
Análisis de la factibilidad de una floración de algas nocivas (FAN, marea roja) provocada por el complejo Alexandrium y/o del género Dinophysis en la península Antártica. Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo Coyhaique Liceo Bicentenario Altos del Mackay Constanza Aracely Mazzey Andrade Rayen Martina Manquemilla Mario Luis Fernando López Saravia
Los Valles Secos de la Antártica como un modelo análogo para estudiar el origen de la vida en Marte Maule Constitución Colegio Constitución Carlos Felipe Ybar Miños Amparo Valentina Valdés Salas José Andrés Freire Contreras
Condiciones fisiológicas e interacciones ecológicas de Mytilus chilensis y Mytilus galloprovincialis, como especies invasoras en un ecosistema antártico Los Ríos Valdivia Instituto Chile Asia Pacífico Isadora Constanza Monroy Latorre Martina Victoria Loyola Vásquez Cristina Gloria Villazón Oyarzo
Entendiendo los factores que intervienen en los procesos de formación y conservación de los fósiles del Cretácico superior en islas antárticas Metropolitana de Santiago Santiago Instituto Nacional José Miguel Carrera Ignacio Alejandro Álvarez Silva Gabriel Nicolás González Belaúnde Milenne del Pilar Mejías Lazcano
Mascarillas quirúrgicas para la protección individual contra el COVID-19. ¿Nueva amenaza para el continente antártico? Maule Talca Liceo de Cultura y Difusión Artística de Talca Reichel Milena Rodríguez Becerra   Paulina de los Ángeles Rojas Caro
Análisis comparativo del impacto de emisiones de gases de efecto invernadero y carbono negro sobre superficies de hielo antártico de mar de Weddell y sobre el paso de Drake, en ecosistemas antárticos Maule Maule Colegio Melián Diego José Hormazabal Salinas Scarleth Jarella Muñoz Aravena Nataly del Carmen Rodríguez Aravena
La acidificación oceánica y su efecto en cocolitofóridos del océano Austral Antofagasta Antofagasta Colegio Inglés San José Pía Fernanda Echeñique Páez Fernanda Antonia Oyarce Acuña Norma Elizabeth Cruz Tapia
Efecto antropogénico del aumento del turismo comercial e investigativo como impacto acumulativo en el ecosistema antártico Maule Talca Colegio Inglés de Talca Antonia Soledad Araya Hernández Ignacia Jesús Niedmann Lipsky María Teresa Burgos Rojas
Aumento de las temperaturas, deshielo antártico y la alteración dentro de las comunidades fitoplanctónicas: ¿Posible efecto dominó faunístico y económico? Los Ríos Valdivia Windsor School Fernando Alonso Winter Alfaro Tomás Alberto Peña Cifuentes Daniela Nicol Cosimo Fernández
Ballenas, kril y fitoplancton y su rol ecológico en el planeta Los Ríos Valdivia Colegio San Luis de Alba Valentina Paz Ojeda Otth Catalina Sofía Bustamante Täger Jennifer Constanza Inalef Pineda
Cómo obtener agua líquida para consumo humano en el continente antártico a partir del agua atmosférica Biobío Yumbel Liceo Diego Portales Palazuelos Graciela Antonia Figueroa Mellado Benjamín Antonio Moraga Cabrera Nelly del Carmen Alarcón Araneda
Síndrome de hibernación Metropolitana de Santiago Las Condes Dunalastair Las Condes Andrés Cortés de Monroy Quiroga   Sabina Quiroga Muñoz
Mytilus platensis, ¿una amenaza para el ecosistema antártico? Valparaíso La Ligua Liceo Pulmahue Haref Linares Bocanegra Lin Ziyi Asencios Bocanegra Ronald Alexis Aguilera Briceño
Efectos del aumento de CO2 en las diatomeas del océano Austral Valparaíso Llay Llay Liceo Bicentenario Llay Llay (Liceo Politécnico Llay Llay) Estefanía Andrea Morales Zamora   Carolina del Pilar Rodríguez Miranda
Evaluación in vitro de la actividad antiviral contra el SARS-CoV-2 (COV-19) en extractos ricos de polisacáridos sulfatados en el alga parda antártica Desmarestia anceps Antofagasta Antofagasta Colegio Harvest Christian School Joaquina Siomara Garrido Digoy Miria Da Costa Faria Kathleen Estefanía Cid Sanhueza
Euphausia superba: crustáceo pequeño pero gran gigante, indispensable en el reciclaje de bioelementos del ecosistema antártico. Coquimbo Coquimbo Leonardo Da Vinci Constanza Francisca Cabrera Cabezas   Norys Villarroel Alcayaga
¿Cómo afectará el cambio climático a las pesquerías actuales y futuras del océano Austral, especialmente a los stocks de kril? Tarapacá Alto Hospicio Liceo Bicentenario Juan Pablo II María Otazú Huanca   Viviana Rivera Estay
Acidificación del océano: Repercusiones en la fisiología del kril antártico Maule Linares Escuela agrícola salesiana Don Bosco Linares Fernando Andrés Pérez Espinoza Daniela Victoria Ojeda Vásquez Felipe Andrés Herrera Martínez
El efecto de la disminución del kril en las poblaciones de ballenas jorobadas Maule Constitución Colegio Constitución Javiera Antonia Parra Paredes Agustina Jassiel Parra Ancamilla José Andrés Freire Contreras
Importancia de la teledetección para el estudio de fenómenos en la Antártica Los Lagos Quellón Liceo Paulo Freire Katherine Luciana Montiel Cárdenas Mariela Victoria Martínez Haro Eduardo Nelson Olivares Contreras
Nieve verde y el surgimiento de nuevas patologías en Antártica Coquimbo La Serena Colegio Andrés Bello Centro de La Serena Sebastián Andrés Vega Chepillo Nisthy Esperanza Araya Saavedra Katherine Elizabeth Tapia Gahona
Cambio climático sobre el permafrost, condiciones del agua y sus efectos sobre el ecosistema marino costero antártico Biobío Los Ángeles Colegio San Rafael Arcángel Francisca Sofía Muñoz Zamora Javiera Alejandra Pinto Villagrán Nabil Hanna Marzuca Nassr
Efecto del cambio climático al sistema inmunológico y la susceptibilidad a enfermedades que aquejan a Pygoscelis antarcticus y Pygoscelis adeliae en la Antártica Libertador General Bernardo O’Higgins Rancagua Colegio Inglés Saint John Sofía Paz Cerpa Sánchez Aracelli Constanza Gálvez González Alex Antonio Catalán Román
Crioconitas en los Valles Secos de McMurdo, el derretimiento de los glaciares y sus repercusiones en el fitoplancton antártico Metropolitana de Santiago Colina Colegio San Antonio Selena Ayllen Pizarro Araya Diego Alonso Escobar Jara Nicole Abarca Riveros
Antártica autosustentable: Proteínas anticongelantes (AFP) ¿en sistemas fotovoltaicos? Libertador General Bernardo O’Higgins Chépica Liceo Fermín del Real Castillo Domingo Hernán Pérez Ortiz Ignacio Alfonso Morales González Natalia Paz Navarro Cabello
Enfoque de género en el Programa Nacional de Ciencia Antártica desde la experiencia y los datos Los Lagos Ancud Liceo Comercial El Pilar Sofía Amanda Gajardo Hernández Constanza Nathalie Caro Yentzen Sandra Carolina Hernández Soto
Los efectos de cambios ambientales y climáticos en especies antárticas. ¿Qué especies se extinguirán? Valparaíso Viña del Mar Colegio Hebreo Doctor Jaim Weitzman Gittel Katharina Funk Rusowsky   Daniela Alexandra Rusowsky Fuenzalida

Cerca de 800 educadores y docentes de todo Chile participaron de talleres de ciencia antártica

Por primera vez la convocatoria se amplió a todas las regiones del país y en formato digital por la contingencia sanitaria.

Una extraordinaria acogida tuvo el ciclo de talleres “Investigadores Polares por un Día” organizado por el Instituto Antártico Chileno (INACH) y que contó con la colaboración del Programa Explora del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. Durante la semana del 5 al 9 de octubre, se contabilizó un total de 794 participantes, entre educadoras de párvulos y docentes de enseñanza básica que residen y trabajan en diferentes ciudades de Chile.   

Cabe destacar que este 2020 se cumplen once años desde que el INACH comenzó a desarrollar capacitaciones en temáticas de ciencia antártica enfocadas en profesionales, técnicos de la educación parvularia y estudiantes de estas carreras. No obstante, la actual contingencia sanitaria obligó a que estas sesiones se efectuaran en formato digital y se aprovechó la oportunidad para hacerse extensiva por primera vez a interesados de todo el territorio nacional. Las versiones anteriores de estos talleres se efectuaban solo para la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, y su convocatoria 2019 llegó a cincuenta participantes.

De esta manera, el lunes 5 de octubre fue el turno para las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta; el martes 6, de Atacama y Coquimbo; el miércoles 7, en jornada de la mañana para Valparaíso y Región Metropolitana, y en la tarde participaron representantes de O’Higgins, Maule y Ñuble; jueves 8, para Biobío y Araucanía; y, por último, el viernes 9 se conectaron docentes de Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes.

En estas seis sesiones, los participantes pudieron aprender sobre aspectos generales de la Antártica y sobre las teleconexiones que tiene este continente con las diferentes zonas de Chile. Este fenómeno se entiende como el efecto de este territorio en el clima de otras latitudes de la Tierra y de nuestro país. Es importante aclarar que la Corriente de Humboldt, que nace en la corriente circumpolar antártica, se encarga de enfriar las aguas del océano Pacífico influyendo en el clima y en los ecosistemas marinos.

Las exposiciones estuvieron a cargo de los integrantes del Comité Nacional de Investigaciones Antárticas (CNIA). Primero, el Dr. Raúl Cordero de la Universidad de Santiago de Chile presentó el lunes y martes; el Dr. Elie Poulin de la Universidad de Chile participó el día miércoles; el Dr. Jorge Carrasco de la Universidad de Magallanes expuso el jueves y el Dr. Francisco Fernandoy de la Universidad Andrés Bello, el día viernes. Todos ellos abordaron las teleconexiones desde sus diferentes áreas de investigación. 

Posteriormente, se exhibieron cápsulas educativas sobre teleconexiones preparadas por integrantes del Programa Nacional de Ciencia Antártica (PROCIEN), como la Dra. Marely Cuba (UDEC), la Dra. Julieta Orlando (PUC), el Dr. Guillaume Schwob (PUC), la Dra. Angélica Casanova (UC Temuco), la Dra. Céline Lavergne (UPLA), el Dr. Eduardo Castro, el Dr. Cristóbal Galván (UMAYOR) y Elías Barticevic (INACH). 

En el último bloque de las distintas sesiones se les mostró el material educativo que está disponible para descargar en www.inach.cl y que queda a la disposición de los docentes y de las familias. Como novedad se presentó el Manual de Actividades Antárticas de “Investigadores Polares por un Día”, material que está dirigido a niños y niñas de niveles preescolares y educación básica de acuerdo al currículum educacional y que cuenta con cuatro ejes temáticos: una introducción al Continente Blanco, el océano Austral y su biodiversidad, los exploradores antárticos y la Antártica como un sensor del cambio climático, material desarrollado en alianza con el PAR Explora Magallanes y Antártica Chilena.  

También se les invitó a conmemorar el Día de la Antártica Chilena (6 de noviembre) desde todas las regiones del país. La idea es que los educadores puedan escoger alguna de las actividades contenidas en el manual y que puedan realizar ese día, fecha en que precisamente se cumplen 80 años desde que el presidente Pedro Aguirre Cerda fijó los límites del Territorio Chileno Antártico . 

Comentarios positivos de la audiencia se recibieron al finalizar las sesiones; uno de estos fue el de Claudia Sáez desde Osorno, región de Los Lagos, quien agradeció esta instancia de capacitación. “Es la primera vez que participo, ahora de manera online, y me encantó, fue muy interesante y entretenida. Y qué bueno que descubrí esto, ya no me voy a desconectar más de esta temática antártica, mil gracias por esta invitación”, expresó. 

Por su parte, Carolina Donoso, directora del Jardín Infantil “Pepita de Oro” de Porvenir, comentó: “Estoy muy contenta de poder participar nuevamente con mis compañeras de Junji y de otros establecimientos educacionales que se sumaron a esta capacitación. Ahora, a través de un nuevo desafío que es la dirección de un jardín infantil, estoy plasmando a todo mi equipo esta pasión por el Continente Blanco, por nuestra Antártica, y que a través del método científico podemos aprender mucho sobre la importancia que tiene este continente para nuestro entorno y vida cotidiana”. 

Desde el INACH también agradecieron el apoyo y colaboración de los integrantes del PROCIEN y representantes del CNIA para la realización de estas capacitaciones. Asimismo, destacan la amplia concurrencia de los docentes y educadores, que, sin duda alguna, compartirán estos conocimientos con sus respectivos estudiantes y párvulos.

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.

Con gran éxito finalizó el ciclo de charlas de la Estación Antártica Virtual

La instancia del INACH sirvió para acompañar y asesorar a los y las estudiantes de educación media de todo Chile que participarán de la Feria Antártica Escolar 2020.

Luego de casi dos meses de interacción continua con los miles de seguidores en redes sociales, finalizó con gran éxito el ciclo de charlas de la Estación Antártica Virtual que efectuó el Instituto Antártico Chileno (INACH) como una forma de acompañar y asesorar científicamente a los y las estudiantes de educación media de todo Chile que participarán de la Feria Antártica Escolar 2020 www.inach.cl/fae/

Las presentaciones y diálogos con 15 investigadores y profesionales del INACH, fueron transmitidos por las redes sociales del INACH: Facebook Live, Instagram Live y YouTube, llegando a un poco más de 55.000 personas en Facebook; 1.500 reproducciones en YouTube; 7.000 reproducciones en Instagram y con un promedio de 200 personas en vivo por sesión.

En cada sesión de la Estación Antártica Virtual, los asistentes pudieron escuchar e interactuar con profesionales del Continente Blanco, quienes respondieron consultas durante las transmisiones en vivo y posteriormente a través de un Aula Virtual, donde además han podido acceder a bibliografía de apoyo para la confección de un artículo de investigación, requisito del concurso.

Todas y cada una de las charlas efectuadas se encuentran disponibles para su consulta en los canales respectivos. Cabe señalar que debido a la pandemia y a la distancia social, los talleres y charlas en línea han sido cada vez más frecuentes. El INACH ha implementado herramientas digitales como una forma de entregar contenidos claves sobre la Antártica para un público joven y deseoso de información de calidad.

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía. 

Ojo de Pez busca las mejores imágenes de los ecosistemas acuáticos de Chile

Con un llamado a “bucear” en sus archivos fotográficos, lanzan nueva versión del concurso fotográfico Ojo de Pez, cuyo premio principal es integrar una expedición Antártica

Revisar fotografías de nuestro país y postular, ese es el llamado que hace la organización del concurso fotográfico Ojo de Pez que busca poner en valor los lagos, lagunas, ríos,humedales y mares. La iniciativa, desde el año 2003, promueve salir a capturar las más bellas imágenes de paisajes acuáticos de Chile, sin embargo, este año la invitación estimula a “sumergirse” en el archivo fotográfico personal o familiar de los participantes.

Hasta el viernes 14 de agosto estarán abiertas las postulaciones al concurso organizado por el Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML) de la Universidad Austral de Chile (UACh), el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), el PAR Explora Los Ríos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, y el Instituto Antártico Chileno (INACH).

El premio principal será participar de una excursión a la Antártica, una posibilidad única de conocer el Continente Blanco. Dentro de los premios también se entregarán más de dos millones de pesos a repartir en tarjetas de regalo y libros. Además, las mejores fotografías serán parte de una gira de exposiciones que incluyen Valdivia, Santiago y Punta Arenas.

A través del sitio web www.ojopez.cl se puede postular hasta tres fotografías en alguna de las categorías abiertas de esta versión: paisaje; trabajo y conservación acuática; flora y fauna acuática; y ambientes antárticos y subantárticos. 

Cabe señalar que las postulaciones están abiertas para personas mayores de 10 años ya sean profesionales de la fotografía o aficionados a este arte.

La versión 2019 del concurso recibió 507 fotografías desde todo el país y la imagen ganadora fue “El vuelo a casa” de Andrés Contreras Alvarado de Valdivia. En febrero pasado el premiado llegó al continente antártico. “Vi un paisaje que no me esperaba encontrar, inimaginado, casualmente el día estaba despejado y las nubes estaban muy altas, entonces podíamos ver los cerros, las diferentes tonalidades de colores, se podían observar perfectamente los glaciares, había una luz muy bonita sobre el mar, fue bien mágico el poder viajar allá. Mi parte favorita fue poder navegar por la bahía Fildes, fue una experiencia maravillosa, es algo que nunca me había imaginado vivir” señaló a INACH.

El Concurso Fotográfico Ojo de Pez 2020 cuenta con el auspicio de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo y Creación Artística, y la Escuela de Biología Marina, ambas de la UACh. Además, posee la colaboración del Museo de la Exploración R. A. Phillipi de la UACh.

Foto: Colmillos de Chaihuín – José Antonio Alonso Díaz

El mamífero fósil más antiguo de Chile fue descubierto en la comuna de Torres del Paine

Los restos corresponden a pequeños dientes de hace 74 millones de años, que fueron desenterrados durante las expediciones paleontológicas en Cerro Guido, provincia de Última Esperanza, que forman parte del Programa Nacional de Ciencia Antártica, del INACH.

Un artículo científico publicado recientemente en el Boletín del Museo Nacional de Historia Natural valida un nuevo y gran descubrimiento de investigadores chilenos y argentinos: el primer mamífero mesozoico de Chile y el registro más austral de un mamífero gondwanaterio.

Fue nombrado como Magallanodon baikashkenke, denominación que proviene de la región de Chile donde fue encontrado, es decir, Magallanes y la Antártica Chilena; “odontos” deriva del griego “diente” y su nombre específico procede del Aonikenk “bai”, que significa abuelo y “kashkenke” valle. La especie se entendería como “valle de los abuelos”, en alusión a lo que hoy se conoce como valle del río de Las Chinas, y apunta a que este sector contiene los ancestros de muchos linajes de plantas y animales, algunos extintos y otros ancestros de organismos que conquistaron distantes rincones del megacontinente Gondwana. El sitio se encuentra ubicado al norte de Cerro Guido, provincia de Última Esperanza.

Los primeros indicios de este mamífero fueron encontrados en las expediciones paleontológicas de los años 2017, 2018 y 2019, organizadas por el Instituto Antártico Chileno (INACH). “Este animal está representado por un diente incisivo, dos molariformes posteriores muy gastados y un molariforme anterior muy poco gastado. Esto nos va a permitir interpretar muchas otras especies de gondwanaterios tanto de América del Sur, como de Madagascar y de India que son una incógnita, cuyos restos preservados están bastante gastados”, destacó el autor principal del artículo e investigador de la División de Paleontología de Vertebrados del Museo de la Plata de Argentina, Dr. Francisco Goin.

Cabe destacar que este importante acontecimiento se enmarca dentro del Proyecto Anillo “Registro fósil y evolución de vertebrados” coordinado por el investigador de la Universidad de Chile, del Dr. Alexander Vargas, y del Fondecyt “Patrones paleogeográficos vs. el cambio climático en Sudamérica y la península Antártica durante el Cretácico tardío: ¿Una posible explicación para el origen de la biota austral?”, del Dr. Marcelo Leppe, actual director del INACH. 

Según Leppe, “este valle ya completa 10 años de estudio. Sabíamos de la tremenda importancia que va a tener en la historia natural que estamos construyendo de la región austral de Sudamérica, pero también de su interrelación con la Antártica y cómo esa interrelación determinó muchos de los rasgos que tiene hoy día el paisaje actual entre Nueva Zelandia, Australia, Antártica y Sudamérica. Estamos intentando reconstruir esa historia. El magallanodón viene a completar una pieza más que muestra que hubo una relación con el continente africano y los subcontinentes de Madagascar e India, muy importantes a la hora de entender que hay una historia previa cuando el megacontinente Gondwana estaba unido”. 

¿Cómo era esta especie y cómo vivió?

La edad del magallanodón se puede estimar en unos 71-74 millones de años y habitó la Patagonia durante el Cretácico tardío junto con dinosaurios, cocodrilos, tortugas y aves. Su hábitat se matizaba con bosques frondosos y ríos abiertos meandriformes que terminaban en la Cuenca de Magallanes, que se desarrolló en esta época. Un ambiente con una diversidad de vegetación y con una temperatura probablemente un poco más elevada que la actual. 

No obstante esto, se ubicaba más al sur, en una latitud más alta. “Actualmente, el valle del río de Las Chinas está al noreste de las Torres del Paine, pero la paleolatitud que tenía hace 74 millones de años era aproximadamente a la altura de Puerto Williams, casi unos 500 kilómetros al sur. Sin embargo, la flora indica que no era un ambiente frío y albergaba una diversidad de plantas”, describe Sergio Soto-Acuña, uno de los autores del artículo “Primer mamífero Mesozoico de Chile: El registro más austral de un gondwanaterio del Cretácico tardío”.

Los gondwanterios fueron un grupo de mamíferos primitivos que no están emparentados con los placentarios ni con los marsupiales. “Este es el primer mamífero de la era de los dinosaurios de Chile, del tamaño de un coipo. No es un roedor, no tiene nada que ver con uno en realidad, pero evolucionó de manera independiente los incisivos y dientes masticadores tipo roedor. Está en una posición evolutiva intermedia entre los mamíferos que ponen huevos, como el ornitorrinco o el equidna, y los mamíferos marsupiales. Podría haber tenido una de esas dos formas, pero no tenemos evidencia fósil directa”, señala el Dr. Alexander Vargas, investigador de la Universidad de Chile.

Importancia y proyecciones de este hallazgo

La morfología de los molares y los movimientos masticatorios infieren que este tipo de gondwanaterianos tenía hábitos alimenticios herbívoros que incluían dentro de su alimentación diversas plantas. “No sabemos muchos detalles de su dieta, pero haremos análisis en ese sentido”, mencionó Sergio Soto-Acuña.

Los hallazgos de este tipo de mamíferos de la era de los dinosaurios son muy escasos y más en esta zona austral cercana a la Antártica. “Todo lo que se está descubriendo ahí es nuevo. Es una zona poco explorada, pero se están encontrando muchas cosas interesantes y más aún sobre la región que está más al sur de lo que es ahora Magallanes, una región que en el Cretácico era una región del polo sur, mucho más cerca que ahora a la Antártica. Los registros en general sobre esta zona son escasos, mucho más los registros sobre mamíferos mesozoicos”, explica Vargas.

Los investigadores están confiados en que este valle seguirá entregando sus secretos en los próximos años y auguran una productividad científica de no menos de 20 años. Actualmente, son más de 60 grupos de organismos que están en estudio, “lo que demuestra que es uno de los sitios más importantes de América para conocer el final de la era de los dinosaurios”, afirma Leppe. 

El proyecto “Patrones paleogeográficos vs. el cambio climático en Sudamérica y la península Antártica durante el Cretácico tardío: ¿Una posible explicación para el origen de la biota austral?”, forma parte del Programa Nacional de Ciencia Antártica (PROCIEN), administrado por el INACH.

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.

Agujero en la capa de ozono en Antártica influye en las precipitaciones en el hemisferio sur

Investigación confirma que la Antártica no sólo determina las tendencias climáticas de largo plazo, sino que influye en la intensidad de las lluvias estivales.

Punta Arenas, 8 de junio de 2020.- El agujero en la capa de ozono que se forma sobre Antártica cada primavera austral no solo produce un aumento anómalo de los niveles de radiación ultravioleta, sino que influye de manera importante en las precipitaciones de todo el hemisferio sur, en especial en el verano austral.

De esta forma, para el caso particular de Chile, la baja del ozono sobre Antártica a partir de los años 1980 ha significado una disminución importante de las lluvias estivales en el centro-sur del país.

Contenido que se desprende de una nueva investigación titulada, “Conexiones entre el ozono antártico y el clima: Cambios en la precipitación interanual en el hemisferio sur”, publicada por la revista científica Atmosphere.

Los autores del texto son Alessandro Damiani, Raúl Cordero y Sarah Feron de la Universidad de Santiago de Chile (USACh), Pedro Llanillo del Instituto Alfred Wegener de Alemania; Juan Boisier, René Garreaud y Roberto Rondanelli de la Universidad de Chile; Hiroshi Irie de la Universidad de Chiba y Shingo Watanabe de la Agencia Marina Japonesa para las Ciencia y Tecnología Marina y de la Tierra de Yokohama.

Uno de los principales descubrimientos de esta nueva publicación tiene relación con el efecto de la abundancia del ozono sobre Antártica sobre en la variabilidad de cada año de las lluvias estivales en Chile, Australia y Sudáfrica. “En otras palabras, confirmamos que la Antártica no sólo establece las tendencias climáticas de largo plazo en nuestro hemisferio, sino que determina la meteorología interanual: la intensidad de las lluvias en el verano austral, dependen de la profundidad del agujero de ozono que se da sobre Antártica cada año”, confirma el Dr. Raúl R. Cordero.

El experto afirma que el agujero de ozono que se forma sobre Antártica afecta las precipitaciones en todo el hemisferio sur al influir en los patrones de viento. “Debido al agujero de ozono, los vientos del oeste (westerlies) en el hemisferio sur se intensificaron y desplazaron hacia la Antártica desde los años 80. Se trata de una tendencia anómala sin precedentes que terminó afectando las lluvias durante el periodo estival en todo el hemisferio sur”, explica.

En particular, añade Cordero, que este agujero ha generado a partir de los años 80, bajas significativas de precipitaciones en el centro-sur de Chile y paralelas alzas de precipitaciones en Sudáfrica, el noreste de Argentina, y en el este de Australia.

Con el apoyo del Instituto Antártico Chileno (INACH), el grupo de investigadores liderado por el Dr. Cordero, se ha dedicado por más de una década a estudiar el papel que cumple el Continente en el clima global y los impactos del cambio climático en el hemisferio sur, siendo uno de sus ejes de investigación la influencia del agujero en la capa de ozono.

Para obtener esta información, la USACh efectúa mediciones de ozono tanto en superficie como por lanzamientos de globos con ozono-sondas. “Aunque en este caso, la mayoría de los datos empleados en esta investigación corresponden a mediciones de largo plazo hecha por grupos de investigación con los que colaboramos”, explica Cordero.

¿Por qué es importante contar con esta información?

A modo de síntesis, hasta ahora y a lo largo de la última década los investigadores han podido observar cómo el desarrollo del agujero de ozono sobre Antártica ha influido de manera importante en los cambios en el clima, los que han sido registrados a partir de los años 80’ en el hemisferio sur. “Sin embargo, queda mucho camino aún para entender cómo el cierre progresivo del agujero influirá en las precipitaciones del hemisferio sur y cómo este proceso interactuará con la creciente influencia del calentamiento global”, reflexiona Cordero.

Asimismo con una estrecha correlación entre la profundidad del agujero de la capa de ozono y las lluvias estivales en Chile, Australia y Sudáfrica, podría ayudar en a mejorar los pronósticos estacionales en dichos países. A modo de ejemplo si el agujero de ozono es relativamente pequeño durante esta primavera, podemos prever un alza en la probabilidad de lluvias más intensas en el verano siguiente en el centro-sur de Chile y un descenso en las precipitaciones en Australia.

¿Se podría decir entonces que se observan teleconexiones antárticas y lo que ocurre en el Continente repercute en el resto del planeta?, el investigador concluye categóricamente, “sí, esta investigación confirma que la Antártica no sólo determina las tendencias climáticas de largo plazo en el país, sino que influye en la variabilidad interanual; lo que sucede en Antártica hoy, determina si llueve o no llueve mañana en Chile”.

Fuente: Departamento de Comunicaciones y Educación, Instituto Antártico Chileno.