Divulga

Investigadores del Centro Copas Coastal expusieron en panel de Impactos Climáticos y Estrategias de Adaptación del Congreso Futuro Biobío 2022

Directora de Copas Coastal, Dra. Camila Fernández, expresó que este año Congreso Futuro en regiones, estará enfocado en la urgencia climática y en poder transmitir a la población que debemos pasar a la acción para preservar nuestros ecosistemas.

Este miércoles 19 de enero, en Congreso Futuro #Biobío, y con la presencia de autoridades regionales, académicas, investigadoras e investigadores y público general, la directora de #CopasCoastal, Camila Fernández y el investigador, Iván Hinojosa, expusieron en el Primer Panel: Impactos Climáticos y Estrategias de Adaptación.

Al respecto, la directora de #CopasCoastal, Camila Fernández, manifestó que la exposición de la panelista principal, Ko Barret, subadministradora Auxiliar de Investigación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), se centró en mostrar de forma global los principales problemas que estamos enfrentando como planeta. 

Mientras que la contribución de Fernández fue llevar el debate a una escala regional, “ya que es urgente centrarnos en nuestros problemas de contaminación, de vulnerabilidad climática y de escasez hídrica, que son temas con que convivimos día a día en nuestra zona”.

Agregó que este año Congreso Futuro en regiones, estará enfocado en la urgencia y en poder transmitir a la población que debemos pasar a la acción, “ya que la huella ambiental que ha traído el Covid-19 ha sido muy alta, por lo tanto hay que tomar cartas en el asunto y trabajar a diversas escalas en materias medioambientales y de conservación”.

En la misma línea, Iván Hinojosa, precisó que su ponencia tuvo como eje el cambio climático en el ambiente marino, “enfocándome en el cambio de la distribución de las especies y cómo nosotros, los humanos, podríamos generar acciones para adaptarnos y aprovechar estos nuevos escenarios”. 

Añadió que el desafío “es justamente ver y evaluar cómo nos vamos adaptando al cambio climático y cómo ayudamos a reducir sus efectos, desde nuestra vereda de ciudadanos comunes y corrientes”.

Asimismo, estuvo presente el Dr. Iván Cartes, arquitecto, PhD y doctorado en Gestión de Riesgos en la Universidad de Nottingham, Reino Unido. 

Investigadores #CopasCoastal

La Dra. Camila Fernández Ibáñez, es bióloga Marina de la Universidad de Concepción, doctora y magister en Ciencias del Mar de la Universidad del Mediterráneo en Francia, habilitada para dirigir investigaciones por la Universidad de la Sorbonne en Francia, con especialidad Biogeoquímica Marina. Es Investigadora del CNRS desde 2008 y profesora visitante de la UdeC desde 2012. 

Es actualmente directora del Centro Basal Copas Coastal de la Universidad de Concepción. Coordina además el programa CEODOS Chile, que busca monitorear el océano costero de Chile cada 5 años, para ayudar a predecir los cambios que se vienen en nuestra seguridad alimentaria y capacidad del océano para absorber CO2. 

Lidera además el laboratorio franco-chileno LIA MAST, basado en UdeC y dedicado a la adaptacion a multiescala en ecosistemas acuáticos. Ha trabajado en temáticas como el impacto de la radiacion UV sobre los microorganismos marinos y la contaminación acuícola.

En tanto, el Dr. Iván Hinojosa, es profesor de la Facultad de Ciencias del Departamento de Ecología de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y es doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Tasmania, Australia.

Actualmente desarrolla investigación sobre la contaminación acústica subacuática y la contaminación por plásticos en diversos lugares del país, incluyendo las islas oceánicas del Archipiélago de Juan Fernández y de Rapa Nui. 

#CopasCoastal

#CongresoFuturoBiobío2022

Revista regional muestra el trabajo conjunto entre ciencia y comunidad para preservar la macha en Caleta San Pedro

Asimismo, presenta reportajes y entrevistas para conocer el concepto de “turismo transformacional” y al Pilpilén, ave insignia de La Serena; y asimismo, brinda detalles sobre una nueva iniciativa del Proyecto Explora Coquimbo: las Rutas Turísticas Científicas. 

La edición número 19 de la revista digital El Explorador, iniciativa del Proyecto Explora Coquimbo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, y ejecutado por la Universidad Católica del Norte, nos invita a viajar a la Caleta San Pedro de La Serena para conocer cómo la ciencia y la comunidad local trabajan unidos para cuidar el área de manejo de machas del lugar. 

Estas nuevas páginas, que cierran las publicaciones del 2021, presenta reportajes y entrevistas para conocer el turismo transformacional, tendencia que involucra los llamados “viajes transformadores”, experiencias que ayudan a las personas a impulsar cambios significativos en su vida y en su forma de ver las cosas. Patricio Vega, impulsor de esta iniciativa en la Región de Coquimbo, cuenta más al respecto. 

En esta misma línea, pueden revisarse detalles de una nueva iniciativa del Proyecto Explora Coquimbo: las Rutas Turísticas Científicas, la cual busca generar diálogos bi-direccionales entre científicos de las ciencias del mar, el mundo del turismo y las comunidades locales de tres puntos turísticos regionales que están conectados a través del borde costero de nuestra región. 

Asimismo, la revista presenta un reportaje del Pilpilén, ave que nidifica en las dunas de Caleta San Pedro y que fue designado como el ave insignia de La Serena. De igual forma, se presenta  el testimonio de dos habitantes de este lugar: Anahí Cifuentes, niña que escribió un premiado cuento que recopila las tradiciones de la caleta, y José Cariaga, uno de los primeros habitantes de la comunidad. 

Finalmente, y a través de ilustraciones y fotografías, se muestra cómo cocinar un paté de machas, y también, se cuenta cómo este molusco se extrae del área del manejo de Caleta San Pedro y culmina como la estrella de una de las preparaciones culinarias de la localidad: la empanada de macha. 

¿Dónde leer El Explorador? Se puede descargar en www.explora.cl/coquimbo, o bien, leer online en este enlace: https://issuu.com/exploradormagazine/docs/explorador_19_-_dic 

Comienza el Campamento Virtual Explora VA! 2022 con una parrilla completa de actividades pedagógicas para profes

Por una semana, 29 campistas virtuales conocerán herramientas pedagógicas que pueden ser utilizadas en el aula con estudiantes de educación parvularia hasta cuarto medio.

Desde el lunes 10 al viernes 14 de enero se desarrolla el Campamento Explora VA! para Profes 2022 que tendrá el objetivo de formar comunidades de aprendizaje y colaboración entre docentes, educadoras, técnicos y profesionales de la educación en las áreas de Artes y Humanidades, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales. El Proyecto Explora Los Ríos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, ejecutado por la Universidad Austral de Chile, presenta esta iniciativa virtual con módulos temáticos en investigación, a los que se suma uno sobre autocuidado psicológico.

La directora del Proyecto Explora Los Ríos, Dra. Camila Tejo Haristoy, destacó la dedicación de este grupo de profesionales que entregó su tiempo personal para capacitarse en verano. “Los vi muy motivados, hacen hartas preguntas y son muy participativos. Se generó una discusión súper enriquecedora que es el centro de lo que buscamos con este campamento: buscar y motivarse a hacer preguntas, a seguir aprendiendo” señaló, destacando que esa participación y entusiasmo se ha dado en todos los niveles. “Eso demuestra que hay una disposición a trabajar, más allá de su lugar de procedencia y espero que esa disposición enriquezca la labor de profesores” comentó sobre las posibles diferencias en la participación de profesionales de educación inicial o educación media.

La actividad de capacitación cuenta con relatorías por áreas focalizados en Ciencias Sociales a cargo del profesor Yerko Monje, Director de la Escuela de Historia y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile, Licenciado en Historia y magíster en Historia del Tiempo Presente, el área deArtes & Humanidades con Patricia Figueroa, docente de Artes Plásticas, Máster en Artes Visuales y Educación de la Universidad de Barcelona, España y, finalmente, el área de Ciencias Naturales con Wara Marcelo, profesional con 17 años de experiencia en elaboración y ejecución de proyectos relacionados a temáticas científicas ambientales.

Esta última, es especialista en la metodología del Ciclo de Indagación para la investigación escolar, bióloga y Magíster en Ecología de la Universidad de Chile. Wara Marcelo fue la encargada de iniciar las actividades del Campamento Explora VA! para Profes 2022 del Proyecto Explora Los Ríos, a través del método científico de manera simple y didáctica: fabricando filtros de agua caseros con materiales que fueron enviados previamente a cada participante.

El grupo de campistas virtuales tuvo la oportunidad de realizar un experimento controlado para observar la problemática presente en sectores rurales y su acceso a agua, comúnmente extraída de vertientes o pozos. Esta dinámica fomenta el diálogo y la curiosidad, especialmente con los resultados dispares que presentaron desde cada casa y que llevaron a reflexionar sobre las experiencias científicas que se realizan en el aula y cómo niñas y niños se preguntan sobre el mundo que les rodea.

La primera jornada del Campamento Explora VA! para Profes 2022, concluyó con un total de 116 filtros de agua caseros fabricados por 16 docentes de educación básica y media, 10 educadores de párvulo y 2 directivos/as.

Cabe destacar la pronunciada presencia femenina mayoritaria entre asistentes y profesionales de áreas como matemáticas, educación parvularia y ciencias sociales. Para el segundo día se espera trabajar con el mismo entusiasmo en la revisión de nuevas experiencias de investigación en el aula y posteriormente comenzarán a dividirse en grupos según sus intereses. Al finalizar la semana cada campista presentará un proyecto de investigación que podrá utilizar a futuro con sus estudiantes.

Explora Los Ríos realizó positivo balance de las capacitaciones docentes en 2021

El proyecto ejecutado por la Dirección de Vinculación con el Medio de la Universidad Austral de Chile puso el foco en temas de ciencias sociales, humanidades y educación preescolar.

Con un total de 91 profesionales de la educación capacitados durante el 2021 a través de sus diversos programas dirigidos al ámbito escolar culminó el año del Proyecto Explora Los Ríos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. El Programa de Indagación en Primeras Edades, o PIPE, y las iniciativas de Investigación e Innovación Escolar convocaron a docentes, educadoras, técnicos e incluso directivos de establecimientos regionales de la región participaron con entusiasmo de las convocatorias.

Las capacitaciones tuvieron un énfasis en la entrega de herramientas pedagógicas que potencien a los docentes como guías en trabajos de investigación científica con sus estudiantes. Entre las iniciativas destaca el Curso de Investigación en Artes y Humanidades que fue creado en conjunto con la Escuela de Historia y Ciencias Sociales y la Coordinación de Vinculación con el Medio de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Chile.

Con la participación de 10 profesores de arte, ciencias sociales, lenguaje e historia el curso se ejecutó desde agosto a octubre, con una serie de clases en línea para apoyar un área que no siempre se asocia a Explora. Los esfuerzos por potencias el área de investigación en humanidades y artes se concretarán en 2022, donde se esperará que equipos de estudiantes inicien trabajos en el área.

Para la directora del Proyecto Explora Los Ríos, Dra. Camila Tejo Haristoy, el posicionar las ciencias sociales y humanidades en la investigación científica escolar ha permitido abrir las posibilidades en áreas que no son percibidas como objeto de investigación. “A través de estas capacitaciones hemos querido impulsar áreas que muchas veces quedan relegadas o no son vistas como parte del Programa Explora. Las ciencias sociales, las artes y humanidades, incluso la innovación, son parte esencial del quehacer de Explora pues nuestra misión es potenciar la formación docente en todas las áreas del conocimiento. El llegar a los docentes de historia, lenguaje y artes visuales y consolidar la apertura de estas áreas, es algo que hemos trabajado con los Programa de Indagación en Primeras Edades y las iniciativas de Investigación e Innovación Escolar, entregando capacitaciones y talleres que más adelante podrán complementar sus actividades docentes” añadió.

Esta no es la única iniciativa de capacitación para profesores desarrollada en 2021. Los talleres de investigación en Ciencias Naturales y Ciencias Sociales también fueron parte de la “Academia Docente Explora” que apoya la labor pedagógica de asesorar a estudiantes en sus proyectos de investigación científica. Junto con la capacitación en Herramientas Digitales y Comunicación Efectiva de la Ciencia, estas experiencias apoyaron la iniciativa Investigación e Innovación Escolar que impulsa el Programa Explora a nivel nacional.

PIPE

El Programa de Indagación en Primeras Edades logró superar su segundo año de ejecución con gran éxito con 47 educadoras de la región que se comprometieron con llevar la naturaleza y la tecnología no solo a sus aulas, sino que también a las casas de niñas y niños.

Para la encargada del programa en Los Ríos, Carolina Chávez, el desafío se centró en la modalidad híbrida que las educadoras ejecutaron. Con la entrega de material pedagógico, el Programa PIPE llegó a 11 de las 12 comunas de la región con la participación de 251 preescolares.

El desafío fue complementar el trabajo remoto, hibrido y presencial que tuvieron las participantes del programa, “facilitamos material tangible en fichas pedagógicas para que pudieran trabajaren el aula y también para que pudieran trabajar las familias desde sus hogares. Fueron muy bien recibidas por las educadoras y las familias, quienes pudieron ejecutar muchas de estas actividades. Realizamos cinco videos de las experiencias científicas con explicaciones gráficas de los experimentos, acercando la ciencia a niños y niñas. Ese material se encuentra disponible en nuestro YouTube donde se podrán conocer estas actividades”.

También destacó el rol que cumple el programa en apoyar un área que necesita acompañamiento en las edades tempranas de desarrollo, especialmente para que niñas y niños comprendan su entorno.

Las iniciativas de capacitación a profesionales de la educación continuarán en 2022 con el foco puesto en arte, humanidades, ciencias sociales, innovación y ciencias naturales. La primera instancia inicia el próximo lunes 10 con el Campamento ExploraVA! que capacitará a diversos profesionales de la educación en formato telemático durante una semana.

Investigadora del Programa Nacional de Ciencia Antártica obtiene premio “For Woman In Science”

La Dra. Claudia Maturana Bobadilla fue reconocida por su trabajo con organismos que viven en ambientes de aguas continentales de altas latitudes.

Anualmente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la compañía multinacional de cosméticos francesa L’Oréal entregan el premio “For Woman in Science” que apoya a jóvenes investigadoras que están cursando su doctorado o posdoctorado, además de apoyar el futuro talento y aportar a la difusión de la ciencia en nuestro país. Este año, uno de estos reconocimientos recayó en la investigadora antártica, Dra. Claudia Maturana Bobadilla.

De profesión bióloga, doctora en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Chile, actualmente se desempeña como investigadora posdoctoral del Fondecyt en el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), es fundadora y directora de APECS-Chile, y además es investigadora del Programa Nacional de Ciencia Antártica del Instituto Antártico Chileno (INACH). Su trabajo se centra en procesos macro y microevolutivos, biogeografía y ecología de invertebrados dulceacuícolas y marinos en las regiones antárticas y subantárticas. Particularmente, se dedica a estudiar el crustáceo Branchinecta gaini, su biogeografía histórica y contemporánea y cómo podría variar la distribución de esta especie por el cambio climático, trabajo que realiza junto a la Dra. Tamara Contador, investigadora de la Universidad de Magallanes e IEB.

En octubre pasado Maturana fue galardonada como “Joven Científica Destacada” en la clausura del X Congreso Chileno de Investigaciones Antárticas, razón por la cual se le realizó una entrevista en la nueva edición del Boletín Antártico Chileno del INACH. 

Sobre esta nueva distinción expresa: “Me llena de orgullo y satisfacción, es un hermoso premio que espero siga reconociendo a más mujeres a lo largo del mundo. Estas instancias son súper inspiradoras y te recargan de energía. Además, vino a coronar justo en el momento que me dieron el premio Joven Destacada de INACH, por lo tanto, me sentí súper agradecida y tremendamente orgullosa de ambos premios”. 

Es la segunda vez que postula al premio, sobre el proceso de selección comenta: “Primero te llaman para contarte que fuiste preseleccionada y te convocan a una entrevista con premios nacionales. Esta instancia es para saber cómo te desenvuelves en los medios de comunicación, si manejas el inglés, o habilidades que me imagino son mejores observar en ‘persona’. Luego de esa entrevista, me llamaron para darme la buena noticia… yo estaba en la calle saliendo a tomar el metro a la universidad. ¡Lo primero que hice fue abrazar a mi pareja y nos pusimos a saltar en pleno Vespucio! (ríe) fue muy emocionante, espontáneo y colmado de alegría”. 

Claudia Maturana ha completado cinco campañas en la Antártica por diferentes proyectos y a futuro piensa terminar su posdoctorado en la región de Magallanes. “Mis desafíos son terminar mi posdoctorado que tiene una instalación en Punta Arenas, pretendo vivir un tiempo allá, me enamoré de la Patagonia y de un magallánico también”, señala entre risas. “Hice ciencia en Antofagasta, otra región extrema, pero Punta Arenas representa otros desafíos climáticos y el aislamiento geográfico. También estoy vinculada al Centro Subantártico Cabo de Hornos, ubicado en Puerto Williams, que es más aislado aún, entonces un desafío es el poder llevar y hacer ciencia en el territorio austral, me gustaría trabajar en proyectos educativos y, de cierta forma, yo también aprender de la docencia. Quiero transmitir la pasión que yo siento por estos sistemas a niños, niñas y jóvenes”, expresa en la entrevista realizada para el Boletín Antártico Chileno.

Por último, Claudia deja un mensaje inspirador para niñas y jóvenes que desean incursionar en carreras del área científica: “Soy una convencida de que las vivencias de otras mujeres inspiran a más niñas y adolescentes a continuar sus sueños. He recibido muchos mensajes y saludos de jóvenes que ven la posibilidad de llegar muy alto con sus respectivas disciplinas, porque somos muy capaces y tremendamente apasionadas en lo que hacemos. Cada una de nosotras vive la experiencia propia de ser mujer, pero sea cual sea esa forma, tenemos un sello propio que debemos buscar y valorar, porque esa esencia de ser mujer es lo que nos lleva a lograrlo todo”, manifiesta. 

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.  

Curso Mapuciencias: aprendiendo sobre ciencias con una mirada intercultural

Con el objetivo de construir herramientas conceptuales y didácticas para la enseñanza de las ciencias con perspectiva intercultural, el proyecto Ciencia Pública Mapuciencias del CIIR (Centro de Estudios Interculturales e Indígenas) invita a profesores a capacitarse entre el 10 y 14 de enero.

El curso “Mapuciencias: Aprendiendo sobre ciencias con una mirada intercultural”, está dirigido a docentes de primero a cuarto básico, junto con profesores de otros niveles que trabajen el área de las ciencias y profesionales de la educación que se desempeñen en espacios de educación no formal.

En total, el curso tiene una duración de 20 horas y cuenta con certificación de la Universidad Católica. En él se busca ofrecer un espacio para la promoción de la enseñanza de ciencias con una perspectiva intercultural. Lo anterior, para promover la construcción de aprendizajes contextualizados, tanto en los conocimientos del pueblo Mapuche, como en los saberes científicos.

Inscripciones en su sitio web: Curso Mapuciencias: aprendiendo sobre ciencias con una mirada intercultural – CIIR

Telescopios de ESO ayudan a descubrir el grupo más grande de planetas errantes detectados hasta la fecha

Los planetas errantes son esquivos objetos cósmicos con masas comparables a las de los planetas de nuestro Sistema Solar, pero que no orbitan una estrella, sino que deambulan libremente por su cuenta. Hasta ahora no se conocían muchos, pero utilizando datos de varios telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO) y de otras instalaciones, un equipo especializado en astronomía acaba de descubrir al menos 70 nuevos planetas errantes en nuestra galaxia. Es un paso importante hacia la comprensión de los orígenes y características de estos misteriosos nómadas galácticos, ya que se trata del grupo de planetas errantes más grande jamás descubierto.

“No sabíamos cuántos podríamos encontrar y estamos emocionados por haber detectado tantos”, afirma Núria Miret-Roig, astrónoma del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia) y de la Universidad de Viena (Austria) y la primera autora del nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature Astronomy.

Normalmente sería imposible obtener imágenes de planetas errantes, ya que se mueven lejos de cualquier estrella que pueda iluminarlos. Sin embargo, Miret-Roig y su equipo aprovecharon el hecho de que, en los pocos millones de años posteriores a su formación, estos planetas todavía están lo suficientemente calientes como para brillar, lo que los hace directamente detectables por cámaras sensibles instaladas en grandes telescopios. Encontraron al menos 70 nuevos planetas errantes con masas comparables a las de Júpiter en una región de formación estelar cerca de nuestro Sol, en las constelaciones de Escorpio Superior y Ofiuco [1].

Para detectar tantos planetas errantes, el equipo utilizó datos de varios telescopios terrestes y en el espacio que abarcan unos 20 años de observaciones. “Medimos los pequeños movimientos, los colores y las luminosidades de decenas de millones de fuentes en una gran área del cielo”,explica Miret-Roig.“Estas mediciones nos permitieron identificar de forma fiable los objetos más débiles de esta región, los planetas errantes”.

El equipo utilizó observaciones de los telescopios de ESO: VLT (Very Large Telescope), VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy), VST (VLT Survey Telescope) y del Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, todos ubicados en Chile, junto con observaciones de otras instalaciones.“La gran mayoría de nuestros datos provienen de observatorios de ESO, que fueron absolutamente críticos para este estudio. Su amplio campo de visión y su sensibilidad única fueron claves para nuestro éxito”, explica Hervé Bouy, astrónomo del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia) y líder de proyecto de esta nueva investigación. “Utilizamos decenas de miles de imágenes de amplio campo obtenidas con las instalaciones de ESO, correspondientes a cientos de horas de observaciones y literalmente decenas de terabytes de datos”.

El equipo también utilizó datos del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea, lo que supone un gran éxito en la colaboración entre telescopios terrestres y espaciales para la exploración y comprensión de nuestro Universo.

El estudio sugiere que podría haber muchos más de estos esquivos planetas sin estrellas que aún tenemos que descubrir. “Podría haber varios miles de millones de estos planetas gigantes que flotan libremente vagando a su aire por la Vía Láctea sin una estrella anfitriona”, explica Bouy.

Estudiando estos planetas errantes recién descubiertos, la comunidad astronómica puede encontrar pistas sobre cómo se forman estos misteriosos objetos. Dentro de la comunidad científica hay quienes creen que los planetas errantes pueden formarse a partir del colapso de una nube de gas demasiado pequeña como para desencadenar la formación de una estrella, o que podrían haber sido expulsados de su sistema anfitrión. Pero aún no se sabe cuál de estos mecanismos es el más probable.

Para desbloquear el misterio de estos planetas nómadas serán clave los nuevos avances en tecnología. El equipo espera continuar estudiándolos con mayor detalle con el próximo Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, que actualmente está en construcción en el desierto chileno de Atacama y que comenzará sus observaciones a finales de esta década. “Estos objetos son extremadamente débiles y poco se puede hacer para estudiarlos con las instalaciones actuales”, añade Bouy. “El ELT será absolutamente crucial para recopilar más información sobre la mayoría de los planetas errantes que hemos encontrado”.

Imagen: ESO/M. Kornmesser

Estudio revela una reducción continua del caudal en una pequeña cuenca de Ñuble debido al cambio climático

Trabajo multidisciplinario liderado por estudiante de Geofísica de la Universidad de Concepción modeló el caudal desde 1975 y hasta 2064, utilizando variables de uso de la microcuenca y las expectativas de precipitación y temperatura, mostrando un creciente estrés hídrico para esta zona.

Un estudio que puede ser muestra de una situación generalizada indica que el Estero Batuco de Ránquil redujo su caudal promedio en un 5% cada 10 años desde 1975 y se espera una situación similar hasta el año 2064, si se proyecta el peor escenario de cambio climático descrito en los últimos informes del Grupo Intergubernamental de Experos sobre el Cambio Climático. Así lo concluye una investigación realizada para el Instituto Forestal por un equipo integrado por el estudiante de Geofísica de la Universidad de Concepción Víctor Hormazábal, quien es el autor principal de un artículo respecto de este trabajo publicado en la revista científica del INFOR.

Aunque las cifras son promedios basados en modelaciones que pueden variar si se tomaran muestras específicas, la proyección señala que el caudal de este estero, afluente del Río Itata, ha disminuido y continuará bajando en promedio 6,3 litros cada década, debido a la reducción de las precipitaciones y al aumento de las temperaturas en esta zona del secano interior de la Región de Ñuble. Hay que considerar que la cuenca del Batuco recibe sólo aguas de lluvias y que comprende las relevantes aguas subterráneas, muy utilizadas en agricultura.

El estudio realizado en el verano de 2021 se refiere a una cuenca pequeña de Ñuble, sin embargo los resultados son extrapolables a condiciones similares de la zona central de Chile, especialmente de la Cordillera de la Costa. “Pero aun así siempre se debe tener en cuenta que, al hacer estudios a pequeña escala, es importante considerar los fenómenos locales, ya que podrían dar resultados que quizás no se esperarían dentro de la media”, aclaró el joven autor del trabajo “Simulación hidrológica del caudal del Estero Batuco en la microcuenca agroforestal Batuco bajo: condiciones climáticas presentes y futuras”, realizado en colaboración con la doctora en Historia de la Universidad de Concepción Noelia Carrasco; y el investigador del Instituto Forestal, magíster en Recursos Naturales Víctor Vargas. Además de la participación en todo el proceso formativo del académico e investigador de Geofísica UdeC Rodrigo Abarca.

El trabajo concluye que la menor disponibilidad de agua esperada generará un creciente estrés hídrico en la población, considerando además que este 2021 se están  desarrollando las obras de un proyecto de agua potable rural; por lo que “resulta recomendable considerar también la construcción de colectores de lluvia y canales de regadío, con el fin de reforzar no sólo el consumo poblacional, sino también los sectores productivos agrícola y ganadero”. 

En el estudio se informa que esta reducción del caudal es proporcionalmente similar en todas las estaciones del año, ya que aunque la disminución en litros por segundo es mayor en invierno, pues hay más agua en la cuenca, comparativamente es porcentualmente muy similar en verano, por ejemplo. Esto significa que la baja del caudal se puede apreciar con mayor facilidad de año en año, o sobre todo en cada década, pero más difícil de hacerlo  dentro de un mismo año debido a la variabilidad estacional en este período.

Consultado acerca de qué puede hacer una comunidad rural ante este negativo escenario, el investigador señaló que “deberían ser más precavidos en relación a los recursos hídricos que tiene su zona y adaptarse a la posible disminución de éstos. Para ello, primero tienen que conocer sus recursos hídricos. Por ejemplo, podrían recolectar datos de flujos de agua superficiales con aplicaciones gratuitas de celular que, si lo repiten durante tres años, por ejemplo, podrían observar si el caudal disminuye o no”. Añadió que también, si los recursos económicos lo permiten, serviría una estación de monitoreo meteorológico para que en tres años observen los cambios en la precipitación y la temperatura. “Estas acciones permitirían a las pequeñas comunidades saber qué podría estar pasando con sus recursos hídricos y, gracias a esta información, tomar las medidas que ellos estimen pertinentes para su caso”, explicó Hormazábal. Como también las de asignación y manejo más generales por parte del municipio, la Gobernación y el Gobierno nacional.

Al respecto, la investigadora Noelia Carrasco destacó la “extrema urgencia” del trabajo científico en conjunto con la comunidad y sus representantes institucionales. “La crisis hídrica es una realidad que debe apresurar la comunicación entre la producción científica y los conocimientos de la experiencia de habitar y experimentar esta crisis desde el territorio. Los resultados muestran que los ecosistemas y las comunidades humanas debemos enfrentarlo desde el rediseño de procesos y escalas productivas como desde las prácticas cotidianas de índole público y doméstico”, destacó.

Previo a la modelación se realizó un trabajo en terreno multidisciplinario, ya que la investigación necesitaba información meteorológica, climática, de uso de suelos, tipos de suelo, cantidad de personas viviendo en la zona de estudio, tipos de siembra, etcétera. Esto le significó al investigador conocer informes previos y a sus autores, como también a personal de la Municipalidad de Ránquil. 

El autor destacó que los resultados son una primera aproximación de la situación pasada, presente y futura en la microcuenca Batuco, “por lo que se deberían tomar con cierto cuidado, pues aún hay que trabajar, por ejemplo, en un registro de caudales y datos meteorológicos de la zona, para obtener una mayor exactitud”. También se podrían estudiar otras variables, como el impacto de las plantaciones forestales.