Divulga

Investigadora del Programa Nacional de Ciencia Antártica obtiene premio “For Woman In Science”

La Dra. Claudia Maturana Bobadilla fue reconocida por su trabajo con organismos que viven en ambientes de aguas continentales de altas latitudes.

Anualmente, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la compañía multinacional de cosméticos francesa L’Oréal entregan el premio “For Woman in Science” que apoya a jóvenes investigadoras que están cursando su doctorado o posdoctorado, además de apoyar el futuro talento y aportar a la difusión de la ciencia en nuestro país. Este año, uno de estos reconocimientos recayó en la investigadora antártica, Dra. Claudia Maturana Bobadilla.

De profesión bióloga, doctora en Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Chile, actualmente se desempeña como investigadora posdoctoral del Fondecyt en el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), es fundadora y directora de APECS-Chile, y además es investigadora del Programa Nacional de Ciencia Antártica del Instituto Antártico Chileno (INACH). Su trabajo se centra en procesos macro y microevolutivos, biogeografía y ecología de invertebrados dulceacuícolas y marinos en las regiones antárticas y subantárticas. Particularmente, se dedica a estudiar el crustáceo Branchinecta gaini, su biogeografía histórica y contemporánea y cómo podría variar la distribución de esta especie por el cambio climático, trabajo que realiza junto a la Dra. Tamara Contador, investigadora de la Universidad de Magallanes e IEB.

En octubre pasado Maturana fue galardonada como “Joven Científica Destacada” en la clausura del X Congreso Chileno de Investigaciones Antárticas, razón por la cual se le realizó una entrevista en la nueva edición del Boletín Antártico Chileno del INACH. 

Sobre esta nueva distinción expresa: “Me llena de orgullo y satisfacción, es un hermoso premio que espero siga reconociendo a más mujeres a lo largo del mundo. Estas instancias son súper inspiradoras y te recargan de energía. Además, vino a coronar justo en el momento que me dieron el premio Joven Destacada de INACH, por lo tanto, me sentí súper agradecida y tremendamente orgullosa de ambos premios”. 

Es la segunda vez que postula al premio, sobre el proceso de selección comenta: “Primero te llaman para contarte que fuiste preseleccionada y te convocan a una entrevista con premios nacionales. Esta instancia es para saber cómo te desenvuelves en los medios de comunicación, si manejas el inglés, o habilidades que me imagino son mejores observar en ‘persona’. Luego de esa entrevista, me llamaron para darme la buena noticia… yo estaba en la calle saliendo a tomar el metro a la universidad. ¡Lo primero que hice fue abrazar a mi pareja y nos pusimos a saltar en pleno Vespucio! (ríe) fue muy emocionante, espontáneo y colmado de alegría”. 

Claudia Maturana ha completado cinco campañas en la Antártica por diferentes proyectos y a futuro piensa terminar su posdoctorado en la región de Magallanes. “Mis desafíos son terminar mi posdoctorado que tiene una instalación en Punta Arenas, pretendo vivir un tiempo allá, me enamoré de la Patagonia y de un magallánico también”, señala entre risas. “Hice ciencia en Antofagasta, otra región extrema, pero Punta Arenas representa otros desafíos climáticos y el aislamiento geográfico. También estoy vinculada al Centro Subantártico Cabo de Hornos, ubicado en Puerto Williams, que es más aislado aún, entonces un desafío es el poder llevar y hacer ciencia en el territorio austral, me gustaría trabajar en proyectos educativos y, de cierta forma, yo también aprender de la docencia. Quiero transmitir la pasión que yo siento por estos sistemas a niños, niñas y jóvenes”, expresa en la entrevista realizada para el Boletín Antártico Chileno.

Por último, Claudia deja un mensaje inspirador para niñas y jóvenes que desean incursionar en carreras del área científica: “Soy una convencida de que las vivencias de otras mujeres inspiran a más niñas y adolescentes a continuar sus sueños. He recibido muchos mensajes y saludos de jóvenes que ven la posibilidad de llegar muy alto con sus respectivas disciplinas, porque somos muy capaces y tremendamente apasionadas en lo que hacemos. Cada una de nosotras vive la experiencia propia de ser mujer, pero sea cual sea esa forma, tenemos un sello propio que debemos buscar y valorar, porque esa esencia de ser mujer es lo que nos lleva a lograrlo todo”, manifiesta. 

El INACH es un organismo técnico dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores con plena autonomía en todo lo relacionado con asuntos antárticos y tiene entre sus misiones el incentivar el desarrollo de la investigación científica, tecnológica y de innovación en la Antártica, el fortalecimiento de Magallanes como puerta de entrada al Continente Blanco y promover el conocimiento de las materias antárticas a la ciudadanía.  

Telescopios de ESO ayudan a descubrir el grupo más grande de planetas errantes detectados hasta la fecha

Los planetas errantes son esquivos objetos cósmicos con masas comparables a las de los planetas de nuestro Sistema Solar, pero que no orbitan una estrella, sino que deambulan libremente por su cuenta. Hasta ahora no se conocían muchos, pero utilizando datos de varios telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO) y de otras instalaciones, un equipo especializado en astronomía acaba de descubrir al menos 70 nuevos planetas errantes en nuestra galaxia. Es un paso importante hacia la comprensión de los orígenes y características de estos misteriosos nómadas galácticos, ya que se trata del grupo de planetas errantes más grande jamás descubierto.

“No sabíamos cuántos podríamos encontrar y estamos emocionados por haber detectado tantos”, afirma Núria Miret-Roig, astrónoma del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia) y de la Universidad de Viena (Austria) y la primera autora del nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature Astronomy.

Normalmente sería imposible obtener imágenes de planetas errantes, ya que se mueven lejos de cualquier estrella que pueda iluminarlos. Sin embargo, Miret-Roig y su equipo aprovecharon el hecho de que, en los pocos millones de años posteriores a su formación, estos planetas todavía están lo suficientemente calientes como para brillar, lo que los hace directamente detectables por cámaras sensibles instaladas en grandes telescopios. Encontraron al menos 70 nuevos planetas errantes con masas comparables a las de Júpiter en una región de formación estelar cerca de nuestro Sol, en las constelaciones de Escorpio Superior y Ofiuco [1].

Para detectar tantos planetas errantes, el equipo utilizó datos de varios telescopios terrestes y en el espacio que abarcan unos 20 años de observaciones. “Medimos los pequeños movimientos, los colores y las luminosidades de decenas de millones de fuentes en una gran área del cielo”,explica Miret-Roig.“Estas mediciones nos permitieron identificar de forma fiable los objetos más débiles de esta región, los planetas errantes”.

El equipo utilizó observaciones de los telescopios de ESO: VLT (Very Large Telescope), VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy), VST (VLT Survey Telescope) y del Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, todos ubicados en Chile, junto con observaciones de otras instalaciones.“La gran mayoría de nuestros datos provienen de observatorios de ESO, que fueron absolutamente críticos para este estudio. Su amplio campo de visión y su sensibilidad única fueron claves para nuestro éxito”, explica Hervé Bouy, astrónomo del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia) y líder de proyecto de esta nueva investigación. “Utilizamos decenas de miles de imágenes de amplio campo obtenidas con las instalaciones de ESO, correspondientes a cientos de horas de observaciones y literalmente decenas de terabytes de datos”.

El equipo también utilizó datos del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea, lo que supone un gran éxito en la colaboración entre telescopios terrestres y espaciales para la exploración y comprensión de nuestro Universo.

El estudio sugiere que podría haber muchos más de estos esquivos planetas sin estrellas que aún tenemos que descubrir. “Podría haber varios miles de millones de estos planetas gigantes que flotan libremente vagando a su aire por la Vía Láctea sin una estrella anfitriona”, explica Bouy.

Estudiando estos planetas errantes recién descubiertos, la comunidad astronómica puede encontrar pistas sobre cómo se forman estos misteriosos objetos. Dentro de la comunidad científica hay quienes creen que los planetas errantes pueden formarse a partir del colapso de una nube de gas demasiado pequeña como para desencadenar la formación de una estrella, o que podrían haber sido expulsados de su sistema anfitrión. Pero aún no se sabe cuál de estos mecanismos es el más probable.

Para desbloquear el misterio de estos planetas nómadas serán clave los nuevos avances en tecnología. El equipo espera continuar estudiándolos con mayor detalle con el próximo Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, que actualmente está en construcción en el desierto chileno de Atacama y que comenzará sus observaciones a finales de esta década. “Estos objetos son extremadamente débiles y poco se puede hacer para estudiarlos con las instalaciones actuales”, añade Bouy. “El ELT será absolutamente crucial para recopilar más información sobre la mayoría de los planetas errantes que hemos encontrado”.

Imagen: ESO/M. Kornmesser

Detectan inusual bloom de microalgas en la Región de Magallanes

Una campaña oceanográfica para estudiar el fenómeno de la marea roja en los canales australes arrojó resultados que permitirán conocer de qué manera interactúan estos eventos ante los efectos del cambio climático.

Durante nueve días, un equipo multidisciplinario de investigadores navegó por parte del Estrecho de Magallanes y el canal Beagle gracias al proyecto EXOFAN, con el fin de estudiar el fenómeno de las Floraciones Algales Nocivas (FAN´s) y entender los posibles factores que inciden en su aparición y desarrollo.

En la campaña participaron 21 investigadores y estudiantes pertenecientes a la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), la Universidad Austral de Chile (UACh), la Universidad de Concepción (UdeC), la Universidad de Magallanes (UMAG), el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), el Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), el Centro Ballena Azul (CBA) y el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), quienes se embarcaron en el buque oceanográfico Cabo de Hornos, perteneciente a la Armada de Chile.

La expedición EXOFAN, financiada por el Programa de Investigación Asociativa de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (PIA-ANID), es la continuación de una primera campaña oceanográfica que llevó por nombre PROFAN, la que durante el 2019 recorrió la zona norte de Magallanes y parte de la Región de Aysén, recopilando información sobre las aguas de los canales australes y encontrando dos nuevas toxinas que no habían sido anteriormente identificadas.

En el trayecto se realizaron muestras de sedimentos, macroalgas, fitoplancton, zooplancton, virus, bacterias, nutrientes inorgánicos, avistamiento de cetáceos y toxinas marinas de tipo amnésica, paralizante y lipofílica (diarreica). Además, se registraron mediciones bio-ópticas para la implementación de telemetría con sensores remotos, a fin de conocer las variables oceanográficas de las zonas más inaccesibles.

El Dr. José Luis Iriarte, investigador del Centro IDEAL y jefe científico de la expedición comentó que “uno de los resultados preliminares más interesantes fue la detección de una floración algal en un área del canal Beagle, correspondiente a un grupo de cianobacterias, de gran biomasa en términos de clorofila. Este es uno de los primeros registros de este fenómeno en el sistema marino de la Patagonia, por lo que necesitamos saber qué especie es, su taxonomía y su ecología y si pudiese estar asociada a la producción de alguna toxina”.

Además de este descubrimiento, el académico del Instituto de Acuicultura de UACh destacó el monitoreo de amonio en los canales del sur, compuesto químico producido por organismos marinos (libres y en cautiverio), cuyas altas concentraciones influyen negativamente en el ecosistema de la zona sub-antártica.

El proyecto EXOFAN se desarrolló en un particular contexto: durante el 2022 se cumplirán 50 años desde la primera detección oficial de marea roja en Chile, específicamente en seno Pedro, Región de Magallanes, donde tres pescadores artesanales fallecieron. Desde esa fecha se han registrado 23 muertes asociadas al consumo de mariscos y más de 200 intoxicaciones.

“Siempre será relevante continuar estudiando una temática tan importante en Chile como es la presencia de FAN´s, debido a que tiene un impacto no solo a nivel de salud pública, sino que también a nivel socioeconómico, provocando efectos tan nefastos como tener todo el borde costero cerrado para la extracción de mariscos”, agregó el Dr. Máximo Frangópulos, investigador de CIGA-UMAG, el Centro CHIC y el Instituto Milenio BASE.

En cuanto a la logística de la expedición, la fitoplanctóloga del IFOP, Dra. Gemita Pizarro, destacó la importancia de contar con equipamiento de primer nivel para llevar adelante estudios de este tipo en la Región de Magallanes. “El buque Cabo de Hornos tiene la capacidad para navegar entre canales y el mar abierto, zonas expuestas a las que generalmente no podemos llegar ya que trabajamos con embarcaciones más pequeñas”, aseguró.

Las muestras recolectadas en esta nueva expedición serán analizadas en laboratorios especializados de las distintas instituciones, por lo que se esperan resultados concretos en aproximadamente seis meses.

Estudio revela una reducción continua del caudal en una pequeña cuenca de Ñuble debido al cambio climático

Trabajo multidisciplinario liderado por estudiante de Geofísica de la Universidad de Concepción modeló el caudal desde 1975 y hasta 2064, utilizando variables de uso de la microcuenca y las expectativas de precipitación y temperatura, mostrando un creciente estrés hídrico para esta zona.

Un estudio que puede ser muestra de una situación generalizada indica que el Estero Batuco de Ránquil redujo su caudal promedio en un 5% cada 10 años desde 1975 y se espera una situación similar hasta el año 2064, si se proyecta el peor escenario de cambio climático descrito en los últimos informes del Grupo Intergubernamental de Experos sobre el Cambio Climático. Así lo concluye una investigación realizada para el Instituto Forestal por un equipo integrado por el estudiante de Geofísica de la Universidad de Concepción Víctor Hormazábal, quien es el autor principal de un artículo respecto de este trabajo publicado en la revista científica del INFOR.

Aunque las cifras son promedios basados en modelaciones que pueden variar si se tomaran muestras específicas, la proyección señala que el caudal de este estero, afluente del Río Itata, ha disminuido y continuará bajando en promedio 6,3 litros cada década, debido a la reducción de las precipitaciones y al aumento de las temperaturas en esta zona del secano interior de la Región de Ñuble. Hay que considerar que la cuenca del Batuco recibe sólo aguas de lluvias y que comprende las relevantes aguas subterráneas, muy utilizadas en agricultura.

El estudio realizado en el verano de 2021 se refiere a una cuenca pequeña de Ñuble, sin embargo los resultados son extrapolables a condiciones similares de la zona central de Chile, especialmente de la Cordillera de la Costa. “Pero aun así siempre se debe tener en cuenta que, al hacer estudios a pequeña escala, es importante considerar los fenómenos locales, ya que podrían dar resultados que quizás no se esperarían dentro de la media”, aclaró el joven autor del trabajo “Simulación hidrológica del caudal del Estero Batuco en la microcuenca agroforestal Batuco bajo: condiciones climáticas presentes y futuras”, realizado en colaboración con la doctora en Historia de la Universidad de Concepción Noelia Carrasco; y el investigador del Instituto Forestal, magíster en Recursos Naturales Víctor Vargas. Además de la participación en todo el proceso formativo del académico e investigador de Geofísica UdeC Rodrigo Abarca.

El trabajo concluye que la menor disponibilidad de agua esperada generará un creciente estrés hídrico en la población, considerando además que este 2021 se están  desarrollando las obras de un proyecto de agua potable rural; por lo que “resulta recomendable considerar también la construcción de colectores de lluvia y canales de regadío, con el fin de reforzar no sólo el consumo poblacional, sino también los sectores productivos agrícola y ganadero”. 

En el estudio se informa que esta reducción del caudal es proporcionalmente similar en todas las estaciones del año, ya que aunque la disminución en litros por segundo es mayor en invierno, pues hay más agua en la cuenca, comparativamente es porcentualmente muy similar en verano, por ejemplo. Esto significa que la baja del caudal se puede apreciar con mayor facilidad de año en año, o sobre todo en cada década, pero más difícil de hacerlo  dentro de un mismo año debido a la variabilidad estacional en este período.

Consultado acerca de qué puede hacer una comunidad rural ante este negativo escenario, el investigador señaló que “deberían ser más precavidos en relación a los recursos hídricos que tiene su zona y adaptarse a la posible disminución de éstos. Para ello, primero tienen que conocer sus recursos hídricos. Por ejemplo, podrían recolectar datos de flujos de agua superficiales con aplicaciones gratuitas de celular que, si lo repiten durante tres años, por ejemplo, podrían observar si el caudal disminuye o no”. Añadió que también, si los recursos económicos lo permiten, serviría una estación de monitoreo meteorológico para que en tres años observen los cambios en la precipitación y la temperatura. “Estas acciones permitirían a las pequeñas comunidades saber qué podría estar pasando con sus recursos hídricos y, gracias a esta información, tomar las medidas que ellos estimen pertinentes para su caso”, explicó Hormazábal. Como también las de asignación y manejo más generales por parte del municipio, la Gobernación y el Gobierno nacional.

Al respecto, la investigadora Noelia Carrasco destacó la “extrema urgencia” del trabajo científico en conjunto con la comunidad y sus representantes institucionales. “La crisis hídrica es una realidad que debe apresurar la comunicación entre la producción científica y los conocimientos de la experiencia de habitar y experimentar esta crisis desde el territorio. Los resultados muestran que los ecosistemas y las comunidades humanas debemos enfrentarlo desde el rediseño de procesos y escalas productivas como desde las prácticas cotidianas de índole público y doméstico”, destacó.

Previo a la modelación se realizó un trabajo en terreno multidisciplinario, ya que la investigación necesitaba información meteorológica, climática, de uso de suelos, tipos de suelo, cantidad de personas viviendo en la zona de estudio, tipos de siembra, etcétera. Esto le significó al investigador conocer informes previos y a sus autores, como también a personal de la Municipalidad de Ránquil. 

El autor destacó que los resultados son una primera aproximación de la situación pasada, presente y futura en la microcuenca Batuco, “por lo que se deberían tomar con cierto cuidado, pues aún hay que trabajar, por ejemplo, en un registro de caudales y datos meteorológicos de la zona, para obtener una mayor exactitud”. También se podrían estudiar otras variables, como el impacto de las plantaciones forestales.

Hallazgo científico: encuentran nueva especie de esponja marina

En el sector de Duhatao, en la isla de Chiloé, un ecológo chileno colectó diversas muestras de las profundidades. Ocho años después, se enteró que uno de los organismos que extrajo no había sido descrito antes. El trabajo académico fue publicado en la revista Zootaxa.

Realizar el levantamiento de una línea base de biodiversidad para una futura área de conservación marina en el sector norte de la isla de Chiloé. Ese era el objetivo que tenía en mente el ecólogo Dr. Luis Miguel Pardo, cuando se sumergió a 20 metros de profundidad para bucear en el sector de Duhatao. El lugar era de difícil acceso y, a pesar de que las aguas superficiales parecían turbulentas, logró extraer una amplia variedad de muestras.

Aquella historia se remonta al año 2012, época en la que la información sobre el lugar era escasa. Las especies que el investigador encontró en esa oportunidad fueron llevadas a su laboratorio. Con ayuda de literatura científica, logró identificar algunos organismos. Sin embargo, hubo otros que decidió entregárselos a un especialista brasileño que estaba de paso en Chile.

“Dentro de las muestras que recolectamos, había esponjas marinas. En su caso en particular, uno debe ver las espículas, unidades esqueléticas, que muchas veces son de óxido de silicio o carbonato de calcio. Además, poseen características únicas por especie, por lo tanto, para identificarlas hay que revisar los tipos de espículas presentes en el tejido de la esponja”, explica el Dr. Pardo, co-autor del estudio, científico del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) y académico del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas de la misma casa de estudio.

Dr. Luis Pardo

Las esponjas marinas, conocidas en el mundo científico como poríferos, son organismos capaces de cubrir grandes áreas y generar un sustrato diferente, es decir, se consideran formadores de nuevos hábitats y cumplen un rol ecológico para la fauna que vive sobre ella. A su vez, en términos de servicios eco-sistémicos, entregan diversos bio-productos para el uso humano.

Según un reporte elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), “las esponjas son la fuente de miles de productos químicos con posibles aplicaciones farmacéuticas e industriales, y algunos medicamentos derivados de esponjas están disponibles clínicamente o en ensayos clínicos avanzados”.

Ocho años después de las labores de buceo realizadas en Duhatao, el científico recibió un correo electrónico de su colega brasilero, Dr. Julio Fernández, con una inesperada noticia: una de las muestras de esponja marina que extrajo aquella oportunidad resultó ser una nueva especie, Crella chiloensis. A raíz de ello, los investigadores brasileños y chilenos comenzaron a trabajar en un nuevo trabajo académico que fue publicado recientemente en la revista Zootaxa.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos analizaron tanto la morfología interna como externa, a través de la descripción del tejido y las espículas. Esto se llevó a cabo mediante microscopía electrónica de barrido, herramienta que entregó detalles del organismo encontrado.

“Hallazgos como estos, que muchas veces son casuales, relevan la importancia de conocer nuestra biodiversidad. Las costas de chile albergan un patrimonio biológico muy grande que aún es inexplorado”, concluye el Dr. Pardo, también director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Ciencias de la UACh. Leer el estudio aquí.

La astrónoma Mónica Rubio ya cuenta con su placa en el Paseo de la Ciencia del MIM

La nueva premio nacional de Ciencias Exactas fue homenajeada por el ministro de Ciencia, Andrés Couve, junto a premios nacionales anteriores y la presencia virtual de niños y niñas de regiones.

El Museo Interactivo Mirador (MIM) junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación rindieron homenaje a la astrónoma y premio nacional de Ciencias Exactas 2021, Mónica Rubio, en una doble jornada que culminó hoy en el museo, donde la científica homenajeada sostuvo una conversación con el titular de la cartera, Andrés Couve; respondió las preguntas de niños y niñas de distintas regiones del país y develó la placa con su nombre en la escultura conmemorativa del Paseo de la Ciencia del museo.

El homenaje de este año comenzó ayer jueves en el Colegio Politécnico Femenino Santa Ana de Quinta Normal, donde se instaló el nuevo MIM Móvil, un camión cargado de experimentos que recorre comunas rurales del país y que fue escenario para que las más de 150 alumnas conocieran a esta destacada científica, quien además contestó a todas sus preguntas, sobre su vida dedicada a la observación del Cosmos o la participación de las mujeres en esta área. 

La celebración continuó este viernes en el Paseo de la Ciencia del MIM, en una ya tradicional ceremonia donde Mónica Rubio sostuvo una interesante conversación con el ministro de Ciencia Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve; la que fue transmitida en vivo por el Instagram del MIM. La actividad contó también con la presencia de premios nacionales anteriores y la participación virtual de niños y niñas de distintos colegios del país.

“La trayectoria de Mónica Rubio, como investigadora y ahora Premio Nacional es un gran estímulo para niñas y niños. La ciencia y la experiencia de descubrir inspiran a las nuevas generaciones y más aún en el caso de la astronomía que está profundamente vinculada con nuestros territorios y paisajes. Como Mónica, en el Ministerio valoramos profundamente la curiosidad y estamos comprometidos con acercar la ciencia y el conocimiento en especial a los más jóvenes, un ejemplo de ello es el Festival de la Ciencia FECI 2021, que se celebra hasta este domingo a lo largo de todo Chile, con cientos de actividades presenciales y virtuales”, destacó el ministro Couve. 

Mónica Rubio expresó que “este reconocimiento que el MIM me ha hecho y las palabras del ministro me emocionaron mucho y creo que es una actividad muy importante, que se reconozca a los científicos y el valor de la ciencia por el país; y tener un espacio con todos los anteriores galardonados es una muy linda iniciativa, porque sin duda releva la importancia para los niños, quienes ven que hay personas que el país reconoce en el quehacer científico”.

La destacada científica también recorrió Túnel Universo del MIM, la mayor muestra interactiva de astronomía de Latinoamérica, y al final de la actividad develó la placa con su nombre en el Paseo de la Ciencia, donde cada año los nuevos premios nacionales quedan inmortalizados en un espacio que les rinde homenaje y los acerca a la ciudadanía, para constatar que en Chile la ciencia también tiene una importante historia. 

“Este evento donde celebramos todos los años a destacados científicos y científicas, es muy relevante para el MIM, no solo porque agradecemos su contribución a la sociedad y el conocimiento, sino que también porque los acercamos a la ciudadanía, con la intensión de motivar e inspirar con su ejemplo a los niños, niñas y jóvenes que visitan el museo”, comentó Dalia Haymann, directora ejecutiva del MIM.

Como es habitual en esta actividad, que el museo realiza desde 2015, estudiantes de distintos establecimientos educacionales de Antofagasta, Ñuble, Aysén, Longaví y Puerto Verde, sorprendieron con sus preguntas dirigidas a la astrónoma homenajeada y que enviaron a través de videos, quien respondió dudas como ¿Por qué las estrellas no se pueden ver desde todas partes?, ¿Por qué se dice que, al mirar hacia el cielo vemos el pasado de las estrellas? O ¿Es difícil ser mujer y astrónoma? 

El Paseo de la Ciencia del MIM busca evidenciar que la ciencia en Chile también tiene una historia, compuesta por hombres y mujeres que han contribuido con sus investigaciones al desarrollo de nuestro país y, a la vez, es un lugar que pretende inspirar y motivar a los futuros y futuras premios nacionales.

Concurso fotográfico Ojo de Pez invita a votar para elegir las imágenes más populares

El concurso busca destacar la importancia de los ecosistemas acuáticos, como ríos, mar, humedales y lagos, para la subsistencia humana.

Son 30 las imágenes que fueron seleccionadas como finalistas en el Concurso Fotográfico Ojo de Pez 2021, incluyendo capturas de todo el país que el público podrá apreciar, votando por su favorita, hasta el 20 de septiembre.

En las páginas de Facebook de cada una de las instituciones organizadoras se podrá votar por cada fotografía de esta muestra. Las 3 fotos con mayor índice de popularidad en las fanpage de Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML) de la Universidad Austral de ChileProyecto Explora Los Ríos del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) obtendrán el libro “Ojo de Pez. Chile en imágenes de agua y vida” publicado este año. La organización invita al público a dar Me Gusta y/o comparta su foto(s) preferida(s).

Cabe destacar que este año se recibieron 252 fotografías de 103 postulantes en las categorías de “Paisaje, Trabajo y Conservación”, “Flora y Fauna Acuática” y “Ambientes Antárticos y Subantárticos”.

La directora del Proyecto Explora Los Ríos del Ministerio de Ciencia, Dra. Camila Tejo Haristoy, destacó el rol de promoción en el cuidado de los ecosistemas marinos que posee el concurso. “Hemos visto maravillosas imágenes tanto de las costas, lagos y ríos de Chile, como de los impactos que como seres humanos tenemos en el ecosistema. Este concurso busca mostrar lo hermoso de los paisajes, aves, mamíferos o medusas desde una perspectiva que pocas veces podemos ver, y con ello estimular el interés para acercarnos a estos ambientes y darles la importancia y cuidado que se merecen” indicó. Por otro lado, el Dr. José Garcés, investigador del Centro IDEAL y docente del ICML destacó al agua como elemento vital para la existencia y diversidad de especies como también de los paisajes naturales y la gran importancia de cuidar su correcto uso dada la megasequía que está afectando principalmente el centro de nuestro país producto del cambio global.

El jurado tuvo el trabajo de seleccionar las mejores 30 fotografías que ahora serán parte de la votación. Este jurado está compuesto por la periodista científica Andrea Obaid, la presidenta de Achipec Dra. Nélida Pohl, el fotógrafo subacuático Eduardo Sorensen, el fotógrafo de EPA Felipe Trueba y la fotógrafa de EFE Sashenka Gutiérrez.

La fotografía ganadora recibirá una cámara Sony profesional, valorizada en un millón de pesos y para los primeros lugares de cada categoría se entregará equipamiento tecnológico. También se entregará un premio especial para un postulante de la región de Los Ríos.

El Concurso Fotográfico Ojo de Pez 2021 cuenta con el auspicio de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo y Creación Artística, la Escuela de Biología Marina y el Doctorado en Biología Marina de la UACh. Además, posee la colaboración del Museo de la Exploración R. A. Phillipi de la UACh.

Educación en pandemia: un 77% de docentes que realiza clases online enseña los contenidos “en vivo”

La 2° Encuesta Vinculando Aprendizajes de educarchile -que contó con 1.438 respuestas-, reflejó que la mayoría de los docentes que imparte clases online se conecta al mismo tiempo que sus estudiantes para enseñar los contenidos, replicando lo que sucede en la presencialidad.

La pandemia ha modificado la manera de impartir clases en las escuelas y liceos y los docentes han tenido que aprender a llevar a cabo su labor educativa, a través de una pantalla. Cuando la clase es online y el profesor se conecta al mismo tiempo que sus estudiantes, se habla de modalidad sincrónica (en vivo). En tanto, cuando el docente implementa contenidos educativos para que el estudiante desarrolle en un tiempo cronológico distinto, se denomina modalidad asincrónica. 

¿Cuál de esas modalidades es la que predomina en los establecimientos educativos? Entre el 13 de abril y el 14 de mayo el portal educarchile, iniciativa de Fundación Chile y el Ministerio de Educación, aplicó la 2° Encuesta Vinculando Aprendizajes, que incluyó a docentes, educadoras(es) de párvulos, directivos, asistentes y profesionales de la educación de todo el país. 

Uno de los principales hallazgos del sondeo, que contó con 1.438 respuestas, fue que la mayoría de los docentes que está efectuando sus clases online lo está haciendo en modalidad sincrónica (77%). De este porcentaje, un 60% utiliza la modalidad sincrónica con todo el curso, y un 17% con grupos de estudiantes. 

Por otro lado, las clases asincrónicas, que requieren que el educador desarrolle recursos educativos especialmente diseñados para esa modalidad como cápsulas audiovisuales y juegos interactivos y que el estudiante organice sus tiempos para llevar a cabo el proceso de aprendizaje, se han realizado con menor frecuencia: solo un 10% señala que es la modalidad que más emplea.

Para Marco Ávila, profesor y Coordinador de Contenidos de educarchile, las circunstancias no son normales y, por tanto, en este estado de verdadera emergencia conseguir que niñas, niños y jóvenes aprendan bajo cualquiera de las dos modalidades ya es un logro que se debe valorar. A su juicio, ambas modalidades poseen ventajas y permiten el desarrollo de diferentes habilidades, lo que debe tenerse presente a la hora de planificar las actividades de aprendizaje para implementar el currículum priorizado.  

“Por ejemplo, en la modalidad sincrónica, pueden comunicar ideas, argumentarlas, y presentar prototipos y en la asincrónica es posible que los estudiantes desplieguen de manera autónoma competencias asociadas a la investigación, la argumentación y el desarrollo de hipótesis. La modalidad asincrónica nos hace pensar que en este nuevo enfoque utilizado hay algunas respuestas sobre cómo motivar el aprendizaje y cómo alcanzar altos niveles en el desarrollo de habilidades. Hemos visto cómo, tras la exposición de una breve cápsula introductoria por parte de un docente, un niño investiga, selecciona información, ordena ideas, las expone y argumenta una hipótesis. Así, ese estudiante enfrenta de manera autónoma el aprendizaje. Vería este periodo como de infinita ganancia para la experiencia escolar, aunque con altos niveles de estrés”, sostiene Marco Ávila. 

Ahora bien, poniéndose en un escenario eventual de superación de la pandemia, a un 53% de los encuestados le gustaría seguir creando recursos para el aprendizaje en línea sincrónico y asincrónico como clases grabadas, guías online, o cápsulas. Esto sin duda, es un indicador de que, pese a la situación de alto estrés, la innovación educativa es un interés de los docentes que se debe potenciar y apoyar a través de una oferta de formación continua pertinente. 

Este resultado es consistente con las necesidades formativas para 2021: un 64% señala como necesidad formativa metodologías de enseñanza/aprendizajes adecuados para un formato híbrido y un 61% considera que requiere apoyo en el manejo de aplicaciones y/o herramientas para implementar sus clases a distancia.  

Vinculando Aprendizajes

El propósito de la 2° Encuesta Vinculando Aprendizajes era conocer de primera fuente las realidades específicas de las diferentes comunidades escolares, así como sus necesidades en contexto de pandemia, y utilizar esa retroalimentación a la hora de diseñar las herramientas y los recursos de apoyo a la labor educativa que se disponen de manera abierta y gratuita en el portal educativo más antiguo del país.  

El sondeo fue contestado por un 79% de mujeres y un 20% de hombres, población que, en su mayoría, vive en la Región Metropolitana (23%), seguido de la Región de Atacama (21%) y Región de Valparaíso (10%). En relación el tipo de establecimiento, el 39% indicó trabajar en un establecimiento municipal, un 28% en particular subvencionado y un 22% en un establecimiento administrado por un Servicio Local de Educación, es decir, contó con una participación mayoritaria del mundo escolar que recibe aportes estatales. 

El informe con los resultados de la 2° Encuesta Vinculando Aprendizajes se encuentra disponible para descarga en www.educarchile.cl